Principios de diligencia debida - METTLER TOLEDO

Principios de diligencia debida

Inspección de productos de METTLER TOLEDO
Inspección de productos de METTLER TOLEDO

Garantía de calidad y defensa jurídica

Dadas las nuevas directrices para la asignación de responsabilidades publicadas este año y los cambios que se han aplicado al panorama normativo, la diligencia debida debe ser una prioridad para los fabricantes alimentarios

Para los fabricantes de productos alimentarios, la salud y seguridad públicas han constituido temas prioritarios desde hace mucho tiempo y, ante la evolución de la legislación orientada a proteger a los consumidores finales, es importante garantizar que los productos sean seguros, no contengan contaminantes y no resulten perjudiciales en ningún sentido. Los litigios están a la orden del día. Por ello, es recomendable incorporar la diligencia debida a su plan de seguridad alimentaria.

A grandes rasgos, la diligencia debida puede definirse, en el caso de las normativas de seguridad alimentaria, como la adopción de todas las precauciones razonables para evitar un incumplimiento, ya sea personalmente o a través de alguna persona subordinada. Deben configurarse sistemas de control acordes con los riesgos identificables e implementarse procedimientos para supervisar la eficacia de tales sistemas.

La ley impone que los fabricantes de alimentos cumplan ciertos estándares de cuidado cuando se lleven a cabo actos que previsiblemente podrían perjudicar a otras personas, lo que entraña la observancia de las directrices pertinentes. Cualquier incumplimiento de los estándares requeridos podría considerarse negligencia, por lo que es importante prestar una gran atención al detalle, desde la selección del sistema de inspección de producto apropiado para su entorno hasta la forma en la que las operaciones se documentan y se procesan para la generación de informes.

Sistemas de inspección de productos de METTLER TOLEDO
Sistemas de inspección de productos de METTLER TOLEDO

Establecimiento del estándar

La industria alimentaria es conocida por los altos estándares por los que se rige, con un nivel de exigencia superior a la normativa vigente. Los comerciantes de mayor tamaño han establecido sus propias reglas en algunas ocasiones, debido a la inexistencia histórica de estándares comunes, una situación que se ha abordado en la Global Food Safety Initiative (GFSI) y en la introducción del Análisis de Riesgos y de Puntos Críticos de Control (HACCP). En EE. UU., los cambios en la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos (FSMA) y la introducción en un momento posterior de este año del Análisis de Riesgos y de Controles Preventivos (HARPC) se añadirán también al conjunto de medidas introducidas para garantizar la protección frente a una lista creciente de amenazas en la seguridad alimentaria.

Un aspecto importante que conviene tener en cuenta es la concurrencia de la diligencia debida con los estándares que imponen los organismos reguladores. ¿Se puede demostrar que ha llevado a cabo todas las medidas razonables para garantizar la protección del consumidor? Una cosa es introducir medidas y otra muy distinta, supervisar y evaluar la eficacia de esas medidas. Su sistema y su sistema de comprobaciones deben funcionar para garantizar su eficacia.

HARPC es un buen ejemplo de cómo la industria avanza, estipulando que los fabricantes para quienes tenga carácter vinculante se comprometan primero a realizar un análisis de riesgos para todos los procedimientos, identificar puntos críticos de control (PCC) e implementar controles preventivos, ofrecer un plan por escrito para describir cómo se controlarán estos riesgos (a menudo, mediante el despliegue de sistemas de inspección de productos) y verificar la eficacia de los controles mencionados (siempre conservando registros por escrito de los procesos) y volver a analizar el plan con regularidad.

Si se produjera un incidente de seguridad alimentaria en instalaciones que siguieran estas directrices, debería ser muy sencillo determinar si el fabricante incumplió claramente las normas de seguridad alimentaria o si simplemente fue una más de las víctimas desafortunadas de unas circunstancias inusuales o imprevistas, con lo que se probaría la existencia o no de la diligencia debida.

La diligencia debida como defensa jurídica

Si necesita defender a su empresa en un tribunal en relación con incumplimientos de las normativas de seguridad alimentaria, como en el caso de que se descubra un contaminante en un producto alimentario, se puede recurrir al uso de la diligencia debida como defensa. Para hacerlo, la organización o la persona debe demostrar que todos los pasos razonables se han dado y llevado a cabo para evitar que se cometa el delito. Por supuesto, esto es una afirmación muy general y se interpretará dependiendo de las circunstancias concretas de cada caso.

Para que la defensa resulte satisfactoria, el primer requisito es haber tomado medidas positivas para prevenir problemas potenciales. No basta con decir que, porque no haya ocurrido nada anteriormente, no hay razones para pensar que no pueda ocurrir en el futuro. Si hay algún paso razonable que no se haya dado, es probable que la estrategia de defensa resulte frustrada.

En segundo lugar, recuerde que "el tamaño importa" cuando el tribunal determine las precauciones razonables. Según un análisis reciente basado en la jurisprudencia y elaborado por el ayuntamiento del distrito londinense de Hillingdon, el tamaño de la empresa, la cantidad de riesgo y el impacto de los errores asociados con el riesgo son algunos de los factores que ayudan a determinar qué son pasos razonables. Por ejemplo, la inexistencia de un sistema para la documentación de procesos en una empresa de gran tamaño puede resultar perjudicial para la defensa.

Recuerde: la defensa de la diligencia debida es una de las escasas situaciones en las que la carga de la prueba recae sobre el acusado y no sobre la acusación; por lo tanto, cuanto más minuciosos sean los procesos y el plan de seguridad de los alimentos, mejor.

Endurecimiento de las directrices sobre la asignación de responsabilidades en el Reino Unido

En febrero de este año, se promulgaron directrices más estrictas en el Reino Unido en cuanto a los delitos de seguridad alimentaria. Ahora, parten del volumen de facturación de la empresa para calcular las sanciones, así como el grado de perjuicio y culpabilidad, a efectos de formulación del fallo.

Los delitos se clasifican usando únicamente factores de culpabilidad y perjuicio; para ello, se han compilado en una tabla para ambos aspectos en que se establece una gradación que va desde un nivel (de culpabilidad) leve (en que las contravenciones fueron de escasa entidad y adoptaron la forma de un incidente aislado) hasta una nivel muy alto (que constituiría un incumplimiento deliberado o una contravención flagrante de la ley). En el caso de los perjuicios, las categorías hacen referencia al perjuicio real y al riesgo de perjuicio, y van desde la categoría 3 (bajo riesgo de efectos adversos en personas o de un impacto generalizado) hasta la categoría 1 (en la que el riesgo de efectos adversos en personas o de la generalización de estos reviste gravedad).

Estas normativas representan un enfoque radical en cuanto a los delitos relativos a la seguridad alimentaria en Reino Unido y, en caso de internacionalización, podrían conducir a muchas empresas a revisar sus planes de seguridad alimentaria. Resulta complicado poner cifras derivadas de la responsabilidad en función de los delitos concretos, pero las sanciones pueden ir desde las 100 libras (delito de categoría 3 con perjuicio con escasa culpabilidad) hasta la apabullante cantidad de 3 millones de libras (categoría 1 con perjuicio con un grado muy elevado de culpabilidad), que, sin ninguna duda, tendría un gran impacto incluso en las compañías más grandes. Cabe recordar que las normas también exponen lo siguiente para las grandes organizaciones: "Cuando el volumen de facturación (o un concepto equivalente) de la organización transgresora exceda considerablemente el umbral de las grandes organizaciones [un volumen de facturación anual de 50 millones de libras, o equivalente], puede ser necesario trascender la categoría sugerida para formular una sentencia proporcionada".

Abordar cuestiones desde el principio

Uno de los factores de riesgo principales en cuanto al incumplimiento de las normas de la seguridad alimentaria consiste en la entrada de contaminantes físicos en la cadena de distribución de comerciantes. Las posibilidades de que entren contaminantes en los productos alimentarios son numerosas y variadas, puesto que la mayoría de los equipos empleados en el procesamiento de alimentos son metálicos, como las cuchillas, trituradoras, agitadores y máquinas de envasado.

Suelen emplearse sistemas de inspección de productos, como máquinas de rayos X, detectores de metales, controladoras de peso y sistemas de inspección por visión, en el entorno de fabricación de alimentos y definirse como PCC (puntos críticos de control) a raíz de análisis operativos de los posibles riesgos. Resulta fundamental elegir el sistema correcto (o, a menudo, una combinación de sistemas) para sus requisitos específicos, como también lo es optar por sistemas que permitan detectar todos los tipos de contaminantes. Además del metal, los elementos como el vidrio, los compuestos de caucho, los huesos calcificados y los plásticos de alta densidad también pueden introducirse en los productos, ya sea en el proceso de fabricación o a través de las propias materias primas.

Sin embargo, tal y como hemos descrito, no basta con implantar estas máquinas, puesto que este simple hecho no erradicará la incidencia de la penetración de contaminantes en el producto. La gestión de calidad debe llevarse a cabo con un enfoque total, garantizando que los sistemas están bien calibrados, que los procedimientos operativos se siguen al pie de la letra, y que los operadores comprenden las normas y las cumplen escrupulosamente. Es importante conservar registros detallados de la formación de los operarios, como también lo es documentar los procedimientos de todos los procesos. Con ello, debería poder identificar con suma rapidez las áreas de mejora y tomar las medidas oportunas.
Plantee las preguntas adecuadas y no tardará nada en comprobar las ventajas. ¿Cómo se puede garantizar la detección óptima de cuerpos extraños? ¿Cómo se puede maximizar el tiempo de funcionamiento? ¿Pueden rechazarse los productos contaminados de manera eficaz? ¿Pueden almacenarse y manipularse los datos de manera eficaz si necesito acceder a ellos más tarde? Trabajar con expertos para determinar las soluciones de inspección de productos adecuadas le ayudará a ahorrar tiempo y dinero en el proceso de encontrar las respuestas que necesita. Así, también reducirá considerablemente el riesgo de tener que hacer frente a costosos litigios, daños a la reputación de la marca y, lo que es más importante, perjuicios a la salud del consumidor.

Teniendo en cuenta todos estos factores, los cambios en el panorama normativo han hecho que los fabricantes de alimentos estén abiertos a los litigios extremadamente costosos, por lo que el equipo que usted compre y cómo se prepara ante esa eventualidad se han convertido en asuntos más importantes que nunca. Tal y como hemos descrito, la diligencia debida es más que una defensa legal. Concierne a las buenas prácticas, las operaciones eficientes y la garantía de que los productos que su empresa introduce en la cadena de distribución de comerciantes cumplen los estándares más exigentes en cuanto a calidad y seguridad. Si su atención al detalle es inquebrantable, no solo obtendrá los beneficios asociados del tiempo de actividad, sino que, en el caso de que se produzca un problema en circunstancias ajenas a su control, estará mejor preparado para responder si llegara a ser necesario.
 

Metal Detection Guide
Infographic - Profile Advantage
MD-Infographic
Reduce Metal Detector Testing
X37 Series X-ray Inspection Systems
X-ray Inspection Guides
Checkweighing Guide
Vision Inspection Guide
Product Inspection Guides
 
 
 
 
 
 
 
Thank you for visiting www.mt.com. We have tried to optimize your experience while on the site, but we noticed that you are using an older version of a web browser. We would like to let you know that some features on the site may not be available or may not work as nicely as they would on a newer browser version. If you would like to take full advantage of the site, please update your web browser to help improve your experience while browsing www.mt.com.